FELICIDAD, AMOR Y ENVEJECIMIENTO

El nivel de felicidad puede mantenerse a lo largo de la vida, con independencia de la edad, el estado civil o los ingresos. La incapacidad de mantener una felicidad pura y duradera es el resultado de una carencia de fortaleza interna y de valores espirituales.

Sobrevivimos gracias al amor, que es un sentimiento maternal íntimamente relacionado con la oxitocina, la hormona de la ternura y el apego afectivo.

Los cuatro factores que influyen en la felicidad de los mayores son la aceptación, el cariño, la corrección y la valoración. Nuestro lenguaje no verbal (gestos cargados de ternura, caricias, besos, abrazos, miradas de cariño, etc.) el aceptar a la persona como única e irrepetible, la paciencia y la valoración, son formas esenciales para asegurar la felicidad del anciano. La clave es vivir «el momento presente» con toda la fuerza e intensidad, no importa lo que sea, tal vez simplemente contemplar el vuelo y los colores de una mariposa. Disfrutar el presente incrementa la dosis de felicidad y la satisfacción con la propia vida.

Las personas de edad avanzada necesitan seguir siendo personas activas y lo dicen de forma muy expresiva: «necesito sentirme útil». Muchas personas, científicos, literatos, investigadores, amas de casa, hombres de campo, etc. aunque ven disminuido su potencial físico al llegar a la vejez, sienten sin embargo que su mente sigue lúcida y sus ganas de hacer cosas buenas permanecen inalteradas. En el camino de la felicidad se encuentra la necesidad imperiosa de todo ser humano, la de sentirse aceptado, querido, acogido, perteneciente a algo y a alguien, sentimientos estos en los que se basa la autoestima.

Sin autoestima, tal vez se asome al abismo más sombrío de la naturaleza humana, en donde se encuentra la terrible depresión. Para evitarlo, es necesario neutralizar el aburrimiento,, una emoción negativa que nos lleva a percibir la vida como vacía y sin sentido que conduce al bloqueo mental y paraliza la posibilidad de emprender iniciativas. Hay que neutralizar la tristeza patológica, la desilusión, la culpa y la bronca en el momento preciso. Y, por supuesto, conseguir que los canales de la felicidad sigan fluyendo, como ayudar a los demás, mantener una ética, ser comprensivos, conservar la humildad, amar y sentirse parte de un  grupo. Para ser feliz hay que tener la voluntad de serlo, hacer la vida más social, desarrollar una personalidad sociable y extrovertida, ser más activo, generar pensamientos positivos, eliminar pensamientos negativos y valorar la propia felicidad. Hombres y mujeres mayores necesitan el amor por su dulzura como bálsamo y, en general, piensan que sin el amor la vida puede resultar vacía.

En resumen:

La persona mayor necesita seguir siendo una persona activa y, especialmente «sentirse útil».

Sentirse aceptado, querido, acogido, perteneciente a algo y a alguien, potencia la autoestima.

Aumente conceptos y hábitos: cariño, prudencia, valoración y aceptación de sí mismo.

Haga tareas que le llenen de ilusión y de esperanza.

Mantenga una personalidad sociable, extrovertida y activa.

Para vivir muchos años el mejor fármaco es «quererse más».

                                                                                                        Dr. José Mª Peroy

                                                                                                                     Ginecólogo                                                                                                                                                                             

EL SENTIMIENTO DE SENTIRSE SOLO

La evolución del ser humano le ha impulsado a vivir y trabajar en sociedad y por tanto la mayoría de las personas prefieren la compañía a la soledad, pero en medio de la globalización, las nuevas estructuras familiares y sociales y de algún modo las redes sociales, conducen a un hogar unipersonal y al aislamiento.

El sentimiento de sentirse solo no tiene por qué siempre ser negativo, pues hay personas que lo encaran como una oportunidad de autorreflexión e incluso de aislamiento voluntario; incluso hay momentos en que se busca activamente la soledad.

En España, en 2016 había 4,6 millones de personas viviendo solas, y de ellas casi dos millones tenían 65 o más años. La tendencia descendente en el número de personas casadas y del número de hijos, junto con el envejecimiento de la población, reduce las posibilidades de ayuda familiar en la tercera edad.

No es extraño leer en la prensa sobre personas que aparecen muertas en sus hogares, sin que nadie descubra su cuerpo durante semanas. La mayoría son ancianos abandonados, con parientes alejados o fallecidos, y también personas algo más jóvenes que, tras perder su trabajo y romper sus lazos familiares, van degenerando hasta morir.

Hay muchos factores que inciden en la soledad, como es la baja autoestima, sentirse incomprendido o una falta de vínculo emocional producido por un divorcio o la muerte de un allegado. La soledad no tiene nada que ver con la edad, con la raza o con el aislamiento social. La soledad es un sentimiento con raíces complejas. Aunque afecta más a los ancianos, como consecuencia de enfermedades, pérdidas de amigos, familiares y de contactos laborales, y dispersión de los hijos, también hay niños y jóvenes solitarios, No todos los que viven solos se sienten solos, ni todos los que viven en compañía se sienten acompañados. En los últimos años se han ido debilitando las redes de apoyo de tipo no familiar, como es el caso de las menores tasas de voluntariado, que suplían la ausencia de los parientes.

El impacto del aislamiento aumenta en un 30 por ciento el riesgo de muerte temprana., un efecto  igual o mayor que otros factores de riesgo bien conocidos como la obesidad, el tabaco o una situación socioeconómica baja. Este efecto perjudicial es algo más pronunciado en hombres que en mujeres. Por el contrario, una mayor sociabilidad se considera crucial para el bienestar y la supervivencia, reduciendo a la mitad el riesgo de muerte prematura.

La faceta negativa no es la soledad, sino el sentimiento subjetivo de aislamiento. La gente mayor que vive sola, no necesariamente se deteriora si mantiene lazos sociales y disfruta de ellos, aunque factores como la pérdida de la vista y oído agudizan ese abandono del trato social.

Y además, cuando uno se vuelca más en sí mismo, corre el riesgo de quedarse aislado socialmente, algo que se está potenciando con  las redes sociales, que sustituyen las verdaderas relaciones personales por las virtuales, incrementando así el aislamiento.

¿CÓMO SE PRODUCE EL CONTAGIO DEL VIRUS DEL PAPILOMA?

El contagio del virus del papiloma humano (VPH) es uno de los temas principales en la consulta de cualquier ginecólogo. El virus del papiloma es bien conocido hoy día. Existen más de 150 serotipos distintos. Sabemos que 14 de estos serotipos son los responsables del cáncer de cuello del útero, uno de los más frecuentes en la mujer, pero también de buena parte del cáncer de ano, vagina, boca y faringe.

Continuar leyendo «¿CÓMO SE PRODUCE EL CONTAGIO DEL VIRUS DEL PAPILOMA?»

LA VACUNA DEL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

La infección por el virus del papiloma humano (HPV) es necesaria para que se produzca el cáncer de cuello uterino, el segundo cáncer mas frecuente en mujeres menores de 45 años. Las mujeres que tienen relaciones sexuales con parejas infectadas pueden adquirirlo con gran facilidad mediante el contacto piel-piel y mucosa-mucosa del área genital. La utilización del preservativo no evita la infección debido a que hay áreas genitales no cubiertas. Por lo tanto, la estrategia que mejor evita la infección es la relación monógama con una pareja no infectada.

Continuar leyendo «LA VACUNA DEL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO»

¿SABES QUÉ EFECTOS PUEDE TENER EL ALCOHOL EN LA SALUD DE TUS HIJOS ADOLESCENTES?

Piensa que no siempre son los hijos de los demás los que se emborrachan los fines de semana. Habla con tus hijos

La adolescencia es la fase más importante para la maduración del cerebro: si no se desarrolla en esta etapa, no lo hará jamás. El consumo de alcohol entre los adolescentes, sobre todo los fines de semana, se ha convertido, en los últimos años, en un grave problema de salud pública. Lamentablemente, la mayoría de ellos no consideran peligroso el consumo de alcohol.

Continuar leyendo «¿SABES QUÉ EFECTOS PUEDE TENER EL ALCOHOL EN LA SALUD DE TUS HIJOS ADOLESCENTES?»